Desde que soy madre las duchas no son muchas 

La maternidad supone cambios en tu vida. La independencia es una de la cosas que más solemos echar de menos, poder cenar tranquilos, comer, salir a ver ropa. No paro de escuchar a madres decirme “Cuando entre al colegio tendrás tiempo”. 

y una de las cosas que más se echan de menos es darse una buena ducha, cuando tu cuerpo te lo pide, el tiempo necesario o el que tú quieras para salir reluciente y con un estado de ánimo diferente. 

Pero eso hace ya más de un año que no lo cato. Cuando está dormida me baño corriendo para que no se despierte con el ruido o por si le pasa algo y no lo oigo con el agua, si está despierta solo lo he hecho una vez y fue horrible, estaba en Madrid sola, mi pareja estaba trabajando y llevaba todo el día sola, la niña tenía cólicos y me hice pis encima por el problema del suelo pélvico que padezco, me metí a la ducha con ella dentro del baño en su carricoche, y comenzó a llorar y me puse nerviosa, salí sin lavarme el pelo y sin nada. 

Bueno pues así con mil cosas, hace unos días salía Elsa Pataky hablando de lo mucho que ha renunciado por ser madre, recordamos que ella es madre de tres adorables hijos, pero también recordamos que toda madre renuncia igual que ella. Hablaba por ejemplo de que y no escucha su música preferida, y que su relación con su marido, en otras palabras se estaba deteriorando y tuvo que buscar alternativas para que la chispa no se apagase, ponerse una cita a la semana. Cosa que no me pareció mal. Porque es cierto que renunciamos a muchas cosas. Y que como bien dice Samanta Villar “conciliar trabajo y ser madre es imposible” pues lo mismo ocurre en muchas ocasiones con nuestras parejas. Yo lucho cada día para no perder eso, ni mi vida social, pero a veces me muero de sueño y de cansancio. 

Dice Samanta Villa que “con la maternidad se pierde calidad de vida” a mí no me gusta como lo explica, bajo mi opinión cuando eres madre supone un cambio en tu vida en el que la lista de tus prioridades cambia. Ya no estás tú, tienes al lado a una niña o niño precioso que depende de ti , y lo tienes que enseñar a todo. No podemos quedarnos sentadas regocijándonos de lo mal y lo mucho que hemos perdido. 

Si, la maternidad es durísima, pero es muy bonita a la vez. Tiene algo maravilloso que la hace especial. No perdamos eso. Con el tiempo crecerán y la duchas serán muchas más. 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s